Pleitos bajo la lluvia

Pleitos bajo la lluvia

Jueves, 9 Octubre   

La acumulación de casos pendientes achacada al sistema judicial podría verse agravada en Ponteareas si sigue lloviendo con la intensidad que lo hizo ayer. El edificio, en reformas desde el mes de julio, tuvo que permanecer cerrado al público por las inundaciones que la treintena funcionarios se encontró al llegar a sus puestos.

Aunque no se recibieron nuevos casos, la plantilla intentó continuar trabajando entre cestos y plásticos colgados para recoger las continuas goteras que se filtran desde la techumbre del edificio, todavía en obras.

A primera hora y después de retirar parte del agua acumulada, los juzgados abrieron siguiendo su horario habitual. Sin embargo, cuando llegaron los jueces se decidió cerrar el edificio al público por seguridad. “Es un peligro, en esta situación cualquiera puede resbalar y caerse”, comentó una de las funcionarias que como el resto de sus compañeros tiene que acudir al trabajo con calzado adecuado para caminar sobre los charcos.
El cableado tampoco está a buen recaudo en el edificio judicial. En contacto con el agua, un cable pelado podría provocar que alguno de los empleados o usuarios sufriesen una descarga eléctrica.

En la primera planta, donde se guarda el ordenador central también hay agua, por eso el sistema informático del juzgado corre peligro.

Los archivadores de pleitos se acumulan en varias salas, incluso en el suelo, por falta de espacio, son de cartón y con la lluvia se han mojado, la tinta está humedecida y los documentos de papel, deteriorados.

Aunque se ha levantado ya la nueva planta en la que se ubicará el Juzgado número 3, las reformas no han finalizado. Hasta ahora, el cuadro de personal ha soportado ruidos y polvaredas pero las inundaciones han colmado la paciencia de los trabajadores.

El responsable de Justicia de CC OO, Pablo Valeiras, quien atribuye la situación a “una falta de previsión”, se ha puesto en contacto con la Dirección de Recursos Humanos de la Xunta y solicita una inspección de trabajo. Por su parte, la jueza decana ha informado del caso a la Dirección General de Justicia.