Danos y perjuicios por incumplimiento del plazo de entrega de material de construccion

Martes, 14 Octubre   

Estamos construyendo una vivienda unifamiliar y para ello compramos materiales a una empresa que nos confirmó telefónicamente, ante un arquitecto que se encontraba con nosotros, la aceptación del pedido y las fechas de entrega. Sin embargo, no cumplieron ese plazo y los encofradores tuvieron que estar parados por la falta del material, por lo que nos pasaron una factura por la espera de 810.000 pesetas, cantidad que ya hemos abonado. Cuando llegó la factura de la empresa de forjados (695.971 pesetas), decidimos no abonarla y explicarles que por culpa del retraso ya habíamos pagado más dinero de lo que valía el material. La empresa no acepta su responsabilidad y nos ha requerido a través de un abogado el pago o iniciarán trámites judiciales. No podemos demostra nada por escrito, y quisiera saber es si merece la pena seguir adelante con la vía judicial.

Sí merece la pena. Conviene acudir a un abogado que exponga estos argumentos ante el letrado de la empresa para intentar evitar el pleito. Si no puede ser, se puede optar por la vía judicial. El incumplimiento de los plazos de entrega ha ocasionado daños y perjuicios imputables a la empresa, lo que legitima la reclamación de al menos la factura de los encofradores. Se puede evitar un pleito compensando ambas deudas (asumiendo una pérdida de algo más de cien mil pesetas, que es la diferencia entre ambas facturas). Es decir, el planteamiento teórico del acuerdo consiste en ofrecer el pago de la factura y, a la vez, exigir la indemnización de daños y perjuicios, renunciando las víctimas del retraso, si lo consideran procedente y para evitar pleitos, a la diferencia que resultaría a su favor.

Respecto a las cuestiones de prueba, estas son esenciales para la viabilidad del pleito y, aunque la mejor prueba sobre el plazo de entrega pactado sería un documento escrito y firmado, no es éste el único medio de prueba admisible. También son medios de prueba el interrogatorio de las partes (de los demandados y demandantes) y el interrogatorio de los testigos (arquitecto y encofradores). Según el articulo 1.100 del Código Civil, existe mora cuando la obligación o la ley así lo declaren expresamente o cuando de su naturaleza y circunstancias resulte que la designación de la época en que había de entregarse la cosa fue motivo determinante para establecer la obligación. El articulo 1.101 de dicho Código también establece la obligación de indemnizar los daños y perjuicios causados por dolo, negligencia o morosidad y los derivados de contravenir de cualquier modo las obligaciones pactadas.

Para evitar estas situaciones se debe insertar una cláusula en los contratos sobre plazos de entrega o, incluso, pactar por escrito una indemnización por retraso.